¿EN QUÉ CREEMOS?

El Evangelio Cuádruple: Cristo Salva, Sana, Santifica y Viene otra vez.

NUESTRA CONFESIÓN DE FE

LA TRINIDAD

Que hay un solo Dios infinito, inmutable y perfecto, creador y sustentador de todas las cosas, de eterna existencia en las tres personas de la trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo; tres en uno y uno en tres.

EL ESPÍRITU SANTO

Que el Espíritu Santo es la tercera persona de la Santísima Trinidad, enviado a habitar en el creyente para enseñarle y guiarle con su poder como también para convencer al mundo de pecado, justicia y juicio.

EL HOMBRE

Que el hombre, originalmente creado a la imagen y semejanza del Dios, cayó en desobediencia, trayendo así la muerte física y espiritual sobre la raza humana. El hombre nace desde entonces con una naturaleza pecaminosa, separado de Dios y en camino al infierno.

INSPIRACIÓN DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS

Que las Sagradas Escrituras compuestas por 66 libros divididos en el Antiguo y Nuevo Testamento fueron sobrenatural, plena y dinámicamente inspiradas por Dios en su forma original, y constituyen así la Palabra infalible de Dios y su revelación completa del camino de salvación para el hombre y su única regla de fe y conducta cristiana. Que cada creyente en Cristo, guiado por el Espíritu Santo, pueda estudiar personalmente las Sagradas Escrituras para beneficio de su vida personal.

El SEÑOR JESUCRISTO

Que Jesucristo es verdadero Dios y verdadero hombre. Fue concebido por virtud del Espíritu Santo, nació de la virgen María, vivió sin pecado y murió en la cruz el justo por los injustos en sacrificio sustituto. El salvador de todos los que en arrepentimiento ponen su fe en Él y lo reciben como tal personalmente. Se levantó corporalmente de entre los muertos en cumplimiento de las Sagradas Escrituras. Hoy está a la diestra de Dios como nuestro Sumo Sacerdote y como único mediador entre Dios y los hombres. Vendrá otra vez para establecer su Reino de justicia y paz.

LA LLENURA DEL ESPÍRITU SANTO

Que es la voluntad de Dios que cada creyente experimente la plenitud del Espíritu Santo en su vida, la cual se realiza con una experiencia de crisis posterior a su conversión y continua en forma progresiva y en obediencia a Su palabra, recibiendo así el poder necesario para lograr una vida santa para la honra y gloria de Dios.

EL DESTINO ETERNO DEL CREYENTE

Que el destino del creyente es una existencia en espíritu, alma y cuerpo glorificado, de eterno gozo y bienaventuranza en la presencia de Dios.

EL DESTINO ETERNO DEL HOMBRE

Que el destino del impenitente e incrédulo es una existencia en tormento eterno.

LA IGLESIA UNIVERSAL

Que la iglesia universal está compuesta por los santos de todas las edades y que Jesucristo es su cabeza. La iglesia ha sido comisionada para predicar el Evangelio a toda criatura en todas las naciones, bautizándolas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a cumplir con todos los mandatos de Cristo.

LA SANIDAD DIVINA

Que Dios tiene poder para sanar cualquier enfermedad. Por lo tanto, oramos a favor de los enfermos ungiéndolos en el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo según las enseñanzas de la Palabra de Dios.

LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO

Que Cristo volverá corporalmente por segunda vez a esta tierra, para establecer su Reino. Su venida es inminente y creemos que será premilenial.